diumenge, 4 de gener de 2015

¡¡Otro golpe de suerte!!

En estos tiempos, cada trabajo es una gran oportunidad, por eso lo llamo suerte.

En sept. hicimos ronda de currículums por la provincia de Alicante, Lugo, Santiago de Compostela y Coruña. La esperanza es lo último que se pierde y cada mayo y septiembre, probamos suerte.
No tardé en recibir respuesta de Coruña y Lugo. La opción más consistente, fue Lugo. Era una sustitución de media jornada por enfermedad como tutora y después me quedaría durante todo el curso, como auxiliar.

Era una escuela infantil 0-3, privada, homologada por la xunta. Se vendían como una escuela con pedagogía libre, activa y respetuosa con los ritmos del niño y seguían pedagogías como waldorf, montesori o Freinet. Cuando llegué allí.... nada coincidía con la descripción salvo que había un mini huerto, al que en 3 meses, nunca me dejaron ver (me hablaban de él, que comían moras en verano, sacaban patatas, etc).
Yo me hice cargo de un grupo mixto de 1-3 años con 11 niñ@s en el cual dentro había un niño autista con problemas de corazón.

Las instalaciones no estaban pensadas para trabajar con niños porque veían comprometidas (bajo mi punto de vista como maestra) la visibilidad y seguridad de los pequeños. Fue duro acostumbrarse a esta situación, más que a que no tuviera material en condiciones y suficiente ni pre-tecnologías (radiocasette, guillotina, impresora, cámara de fotos...)

Los niños eran fantásticos, confirmaron mis teorías de que los niños en galicia son más cívicos, se les educa de otra forma, más empáticamente y eso les hace ser más respetuosos hacia personas y objetos. Me gustó descubrir esto y tomé notas pedagógicas para aplicarlo en proximas experiencias docentes.

Lo que me hizo volverme a casa nada más terminar la sustitución, fue una serie de sucesos (no sé si corrientes allí o porque venía una persona temporal de fuera):
-Me cambiaban la distribución de la clase muchos días y me guardaban/movían el material.
-Jamás, en los 3 meses me enseñaron el centro. Sus palabras textuales fueron: "Esta es tu aula y es todo lo que has de ver".
-Por supuesto, a pesar del mes de sol que hizo en sept. y octubre, tampoco nos dejaron salir al patio, porque para ello tenía que acceder por el aula de abajo y eso significaba verlo todo. Palabras textuales: "si, hace calor pero hay humedad, mejor no salimos al patio"
-La chica de la clase de al lado, bajaba los estores para que no viera qué pasaba en su aula.
-Me bloquearon con celofán de embalar el acceso al "aula-almacen" de enmedio (mientras que la otra chica, podía entrar y me iba trayendo lo que le pedía [a veces XD]).
-Evitaron facilitarme datos esenciales de los niños como Edades/fechas de nacimiento, apellidos, si eran hijos únicos o no, etc.
-Se me prometió contrato desde un primer día, prohibiéndome la entrada en el cole hasta que no lo tuvieran y cuando entré, estuve 3 semanas sin contrato y mes y medio sin cobrar y, al siguiente mes, otro mes y medio sin cobrar.

Todo era extraño y raro. Nunca he estado en un cole así :( y cada día estaba más triste de ver que me fastidiaban actividades y los más perjudicados eran los nenes. Yo quería darlo todo y no me dejaban.
Alguna persona podría pensar que era por alguna conducta mía. Yo intento, cuando voy a algún sitio, molestar lo menos posible y ayudar lo máximo, imitando las costumbres del lugar. Uso el mínimo material posible y lo limpio, cuido y guardo como si fuera mío para intentar alargar su vida. No veo conducta mía que pudiera provocar este comportamiento en ellos.

Al finalizar los 3 meses, la directora del centro se sorprendió, ella quería que yo siguiera (tan mal no lo estaría haciendo). Me dijo que había estado muy contenta y tranquila. Le gustó mi forma de trabajar y... nada, me regaló un libro dedicado y me despedí de ella y de todas las compañeras.
Una hora más tarde, cogía un coche compartido para volver a casa (me faltaron pies para salir corriendo). Otra experiencia más de la que aprender ;)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada