divendres, 7 de novembre de 2014

Turismo Formador... Vámonos a la otra punta de España =)

Al año siguiente, conseguí entrar al Máster de Dificultades de aprendizaje y procesos cognitivos. Fue una gran alegría y una gran experiencia, a nivel personal y profesional. Viví ese año en Ourense, pudiendo conocer una nueva cultura, porque no se parece en nada, la cultura celta gallega a la mediterránea del Levante.

En ese añó, no sólo aprendí sobre neuronas espejo, procesos mentales, lateralidad cruzada, movimientos sacádicos oculares, dislexia, dislalia, discalculia y demás DIS y todos los entresijos para facilitar a niños con dificultades a superarlas y a otros, a prevenirlas.... sino que aprendí una nueva forma de vida, de pensamiento, de gastronomía. Descubrí una ciudad preciosa y una gente muy llana y hospitalaria.

En ese año, también estuve colaborando con Cruz Roja Ourense, en programas muy interesantes como la escuela de padres a nivel provincial. Planteábamos y llevávamos a cabo unas charlas sobre todos aquellos temas que interesaban a familias de acogida, familias monoparentales y cualquier tipo  de familia. Fue muy gratificante, porque nos contaban sus experiencias; se les veía muy contentos y emocionados con las ponencias y actividades que siempre planteábamos para amenizar.

Otro programa que llevamos a cabo y fue muy enriquecedor, fueron los talleres ocupacionales en el Centro Penitenciario de Pereiro de Aguiar. En un principio, tanto familia como amigos se asustaron por si esto pudiera conllevar algún peligro para mi persona, pero poco a poco, fue para todos, una gran aventura guiada por el técnico y psicólogo Pablo Villarino, que gestionaba todas las situaciones con los internos y nos daba consejos para sobrellevarlas, fueran provocativas y no.
Fueron unas semanas donde entré en un mundo sin libertad, un mundo algo viejo y agobiante, lleno de rejas, vigilantes y permisos. Gente andado horas y horas de un lado al otro del pasillo, de disfrutar de "recreos" en 4m2 en soledad (¡¡Chocante!!). Me gustó la experiencia y me dio pena no poder continuar con la actividad, pero era muy agobiante llevar máster y voluntariado a ese nivel.

El Master oficial, fue impartido por la Universidad de Vigo (Campus de Ourense), era su segundo año que se hacía, estaba un poco mal organizado, improvisaban demasiado y nos llevaban algo mareados. Lo que si que tuvo bueno, fue que contó con profesionales muy buenos con gran experiencia y conocimientos a nivel nacional e internacional (Galicia, Madrid, La laguna, Oviedo, Portugal, EEUU...) que se ofrecieron a responder dudas y cualquier caso que tuvieramos entre manos en ese momento o en cualquier otro. Nos gustó a todos y a menudo nos dejaban con la boca abierta con los trucos, consejos y actividades que nos daban de cara a los peques. Yo lo recomiendo, bueno, lo recomendaba cuando había becas que te facilitaban el soportar los gastos que conllevan vivir un año fuera de casa. Fui afortunada.

El año acabó con nuevos amigos, muy especiales, con un cariño inmenso a la ciudad y unos conocimientos muy interesantes aunque a nivel práctico, si no tienes una plaza definitiva, no te sirve de mucho, salvo para darte un puntito (que es lo mismo que daría el valenciano o un/dos cursillos de más de 100h)

dimarts, 4 de novembre de 2014

Desilusión y esperanza =)

Ese mismo año, nos dieron la noticia de que no se publicarían oposiciones de infantil, ni ese año, ni quizás, los siguientes y viendo como estaba el panorama laboral privado... se me cayó todo encima.

A esas alturas del curso, Enero... ¿Quién iba a querer clases particulares? (Ahora, con el tiempo he comprobado que octubre, noviembre y enero, son los meses de reclutación de alumnos para este tipo de clases).
Mientras salían y no salían, busque otras opciones... Entré en CRUZ ROJA, como maestra de apoyo escolar, intercambio de jeringuillas, formación de voluntarios, monitora de ludoteca, etc.
Como veis, hice varios programas de diferentes ramas. Todos fueron interesantes y enriquecedores y los técnicos se portaron muy bien ese año.

Esta oportunidad me ofreció la posibilidad de saber más acerca de otros países, culturas, costumbres, lenguas y tratar con niños de diferentes edades en una misma clase (estilo CRA) y cada uno de un país (perú, marruecos, argelia, colombia, ucrania, rusia...).

Aprendí estrategias de dinámicas de grupo, desarrollé más mi creatividad y mi locura, empatía hacia los pequeños y las familias. Experimenté la impotencia, respecto a la situación que vivían algunos económica, cultural, etc.

Fue enriquecedor y a pesar de que tenía que trabajar los fines de semana de camarera por gastar este tiempo en esta actividad, creo que a nivel personal, salí ganando =)

Mi primera aventura... Dulce y breve

Nada más acabar... en noviembre, comencé a cuidar a una mellizas de 5 meses.

Fueron prematuras en su día y presentaban ciertos problemas (inmadurez del sistema respiratorio, digestivo, cierto retraso motriz, etc), por lo que era un poquito más intenso que estar con un bebé a término de esa misma edad.

La jornada era completa, yo llevaba todas las rutinas de estas pequeñas que eran un cielo. Muy dulces y listas. Fuer enternecedor y enriquecedor.

Además, me pude alimentar de costumbres y curiosidades de otras culturas y épocas porque no eran Alicantinos, La familia materna era madrileña, y la paterna, francesa. De forma que, veía distintas formas de explicarse, actuar, educar, etc.
Por otra parte, estaba la mitad del tiempo con los abuelos maternos y/o paternos de las niñas y me contaban cosas de su juventud y de la historia de Francia, Argelia, España...

El tiempo que estuve allí fue muy poquito, pero sirvió para encariñarme con todos y aprender mucho.
La peor parte era que tenía que despertar a las 6 de la mañana, coger 2 autobuses y estar toda una jornada completa con las peques, coger un urbano y un tren y a las 6 de la tarde cuando llegaba.... ya no era persona. Esa fue la parte mala de todo, pero me gustó =)

Ahora ya tienen 4 años y medio y son dos chicas muy guapas y grandes.

Acabamos la carrera.... ¿Y ahora qué?

Cuando llegas al final de tu formación inicial... te das cuenta que nada es como te lo habías imaginado.
Te encuentras con unas tasas pagadas, un montón de trámites que o sabes hacer, temarios que no sabes dónde conseguir,oposiciones, etc.


Te sientes desconcertado y desorientado. Vas tanteando y probando, porque tampoco hay un organismo que te pueda ayudar (que yo sepa) sólo lo que te dice una seño, u otra acerca de los procedimientos públicos.


Pero si además, sales en un momento de oposiciones 0 y privados cerrados a seleccionar nuevo personal.... ya es para echarte a llorar.

Suerte que no tardé en iniciar mi primera aventura....
(Antes había tenido más pero a nivel informal)


PD: lo que has de hacer es intentar y echar solicitudes y CV y todo lo que puedas sin pensar en ser pesada. Ya llegará tu oportunidad. Siempre llega si persistes.