diumenge, 8 de febrer de 2015

Oposiciones

Las oposiciones son 4 pruebas, 2 térico-prácticas y 2 prácticas... Aparentemente, dicho así no parece difícil... se puede tomar como: "Bueno, 4 exámenes... los pasas fácil", pero cuando te metes en el ajo, la cosa comienza a cambiar.

El decidir estudiar unas oposiciones, requiere ciertos cambios de rutinas, hábitos y concepciones en tu vida, diaria y general.

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/43/b6/79/43b679cbda496c8b7343178baca7e839.jpgPrimero necesitas organización, de estudio, de programación, de casos prácticos, de cubrir necesidades básicas, ejercicio físico, socialización.... Y todo a la vez. A mi, me está costando esta parte...

Segundo, necesitas aumentar tu capacidad de concentración y absorción de información o buscarte trucos y formas de relacionarlo todo para adquirir semejante nivel de información.

Tercero, comienzas a replantearte, si realmente es lo que quieres (porque e sun gran esfuerzo y sacrificio estar tantas horas dedicándote a sacar la oposición, para que luego encima no sea vocacional...) Te replanteas si eres un modelo válido para esos niños, qué cambiarías como persona, qué mejorarías, qué haces bien o cuáles son tus puntos fuertes....

Te replanteas cómo eres en sociedad, cómo se te da liderar, trabajar en grupo, lidiar con personas cuando hay un conflicto... porque todo esto es parte del trabajo de un docente... y es tan importante es trabajo del aula, como el trabajo con el resto de docente o los papás a nivel individual o en reuniones grupales.

Y así, vas haciendo un trabajo a nivel interno que a la vez que enriquecedor, es agotador. Tanto que incluso creo que necesitaré al menos 2 años, para poder asimilar todo esto y dar la talla en esas pruebas específicas, en en el aula, ¡¡ojo!! porque el trato con los niños al ser vocacional y trabajarlo todos los días, lo tengo bastante dominado, es el tema de control de nervios y el enfretarte a determinadas pruebas, el tener que responder en el momento, las espontaneidad.

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/c0/ab/b4/c0abb494d46197e6ddca47aa06591d7c.jpg
En fin, ya os contaré... en unos meses lo que ha pasado, hasta entonces.... vamos a seguir luchando por nuestro sueño!!! =)
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/8f/91/53/8f91533e8b453f3bc64633e32c6a29cc.jpg

El legado de Rudolf Steiner y la relación con nuestras vidas


Steiner um 1905.jpgRudolf Steiner nos dejó una concepción del mundo, la antroposofía basada en el conocimiento de la evolución del hombre en cada una de sus etapas. A su vez, su interrelación con el medio  para satisfacer sus necesidades (alimento, socialización, etc)

Estas fases se dividen en septenios, y en el que va desde los 21 a los 28 es muy especial. Es cuando la persona adquiere, a nivel neurológico, toda la madurez y ha de buscarse la vida, replantearse todo y comenzar una vida fuera del nido familiar (actualmente esto no pasa, porque estamos hasta los 40 años con papá y mamá, por diversos motivos). Es cuando se debería vivir en pareja, procrear y formar familia... o no, pero si, independizarse.

Entonces a los 20-21-22 (depende de la madurez de cada uno), siempre hay una crisis de identidad, o de rebeldía que nos hace pararnos, aprender nuevas lecciones vitales y esto cambia nuestra forma de vida, pero a los 25 años, aproximadamente, se da un cambio de visión de la vida. Se dan ciertas circunstancias o la madurez cerebral nos lleva a replantearnos la vida, hasta dónde hemos llegado, qué queremos conseguir, qué esperamos de ella.... Y así se produce un cambio consustancial en nuestra concepción del mundo.

Pero, ¿qué pasa si no escuchamos a nuestro cuerpo y seguimos siendo los de antes, no adoptamos nuevos cambios o los cambios que se nos dan no siguen nuestra esencia (no somos nosotros mismos)? A los 28 años aprox. se da, el super cambio... donde sí o sí... has de tomar una decisión, porque comienzan a darse circunstancias en nuestra vida que todas juntas parece que nos ha caído la desgracia del mundo encima... es dijéramos la crisis de los "casi 30", igual que está la de los "42" y la de los "49", puntos específicos de nuestra vida donde algo cambia y nosotros debemos cambiar con ello. Porque en cada etapa se aprende unas cosas concretas, se viven unas cosas y se necesitan unas cosas específicas.

                                                        
Yo, ahora estoy en esos 25... estoy dándome cuenta de ese cambio...
En un primer momento, podría achacarlo a una coincidencia, pero después de anañizar el primer septenio, el segundo y el tercero, he podido comprobar, en mí y en mi alrededor que sí que se sigue ese patrón, igual que se sigue el patrón que dictó Piaget con los hitos evolutivos de cada niñ@...
 
Entonces a mis 20, hubo un cambio drástico de mi vida, doloroso.... que me costó tiempo superar y remontar. Las crisis duró un año y poco, pero la transcendencia, la significancia de ese cambio a nivel interno, la superé hace unos meses... no os puedo concretar cuántos, simplemente llegó un día que al rememorar esos tiempos, no me dolió y pude hacerle frente sin sentimientos negativos, viéndolo como un aprendizaje más de la vida, con cariño a las personas implicadas, pues gracias a ellos, aprendí =).

Hoy, ese significado ha ayudado directa e indirectamente a conocerme más, a nivel físico y emocional. Me ha ayudado a reflexionar, sobre la vida, relación cuerpo-emoción-enfermedad, cómo aprendemos y por lo tanto... cuál es la mejor forma de enseñar o guiar a un niño y creedme, si os digo que me siento mucho más feliz y tranquila al conocerme yo y viendo la vida de esta forma tan natural, porque sé en cada momento que siempre hay una solución en mis manos y que si no la hay... Todo en la vida son fases y cada fase está hecha para aprender y trabajar algo.
Lo peor o lo mejor de todo... es que esto ya se sabía y nuestras abuelas ya decían eso de...

"No hay mal que dure 100 años"

"Después de la tormenta siempre sale el sol"
"Tranquila que el tiempo lo cura todo"
"A su tiempo maduran las uvas"

Y así, hay muchos refranes y dichos que hacen referencia a que todo tiene su momento y pasará, que no queda para siempre. Como especialista en niños 0-6 años, las mamis primerizas siempre vienen muy angustiadas y me dicen es que mi niño ahora le ha dado por tal o cual cosa... Tranquila, es una fase, dentro de unos meses, verás que deja de hacer esto y pasa a la siguiente actividad que le llene en ese momento, hazle saber que hay mejores formas de hacer eso y poco a poco lo interiorizará. No temas que esa conducta no va a quedar perenne en tu pequeñ@.